Lo más visto

Más de Cultura

“El mundo entero se presta para el realismo mágico” Isabel Allende

La escritora chilena, cuya obra ha sido traducida en más de 40 idiomas y cuyas ventas de libro superan los 70 millones de ejemplares, reflexiona sobre la crisis sanitaria inédita que el mundo está viviendo, sin nunca olvidarse de los que sufren, están enfermos, pasan hambre y necesitan ayuda.

Enlace copiado
Isabel Allende

Isabel Allende

Enlace copiado

"Yo pude escapar de la represión brutal de una dictadura, pero en este caso no hay dónde ir", dice a Le Grand Continent. Pensando en la pandemia y en el periodo singular del confinamiento, la novelista destaca el miedo como el elemento común de todas las crisis que le ha tocado vivir. Pero no duda en afirmar que el hecho de vivir esta experiencia de manera colectiva muestra que "la humanidad es una sola". Afirma también que la literatura puede ayudar en estos momentos difíciles, para pasar un rato, por ejemplo, con Clara del Valle, de La Casa de los Espíritus, y con ella entretenerse "haciendo sesiones de espiritismo, intercambiando recetas de tarta de manzana por telepatía".

Sí espera que muchas cosas cambien después del coronavirus, mientras tanto Isabel Allende sigue por su lado su vida de escritora, con más tiempo, silencio y soledad: saca a pasear a sus perros y luego se encierra en su ático a escribir.

En toda su obra literaria, la imaginación, la suya y la de sus personajes, ocupa un elemento importante, sino central, mediante el realismo mágico, por ejemplo. ¿Diría ahora usted, cómo otros escritores han podido decirlo en otros momentos y por otras razones, que la crisis mundial que estamos viviendo muestra que la realidad puede superar la ficción?

Siempre he creído que la realidad a menudo supera cualquier cosa que podamos imaginar. Como escritora de novelas, tengo en mente que la ficción debe ser creíble, mientras que la realidad a menudo no lo es. Recuerdo que cuando escribí El Plan Infinito, una novela basada en la vida del hombre que en ese momento era mi marido, tuve que suprimir muchos episodios, porque resultaba exagerado. Así y todo, un crítico de San Francisco opinó que las aventuras del protagonistas eran "too much".

Hemos entendido que usted está ahora escribiendo. ¿Estos tiempos singulares cambian algo en su trabajo, su manera de escribir y de concebir la ficción?

Mi familia y yo estamos bien, porque somos sanos y podemos pasar la pandemia con cierta comodidad, pero pienso todo el tiempo en quienes están solos, han perdido el trabajo, temen enfermarse o pasar hambre. Mi Fundación trabaja con personas muy vulnerables, especialmente refugiados en la frontera de Estados Unidos y México, donde las condiciones en los campamentos de refugiados son inhumanas. ¿Se imagina cómo están sufriendo en estos tiempos ?

En lo personal, ahora tengo más silencio, soledad y tiempo para escribir. No hay interrupciones , viajes, conferencias, etc; pero mi rutina no ha cambiado mucho. Me levanto muy temprano, hago las tareas domésticas, paseo a los perros (con mascarilla y guantes) y me encierro en el ático a escribir. Acabo de terminar un libro (no es ficción) sobre mi experiencia de ser mujer y  he comenzado una novela.

Gran parte de su obra literaria escoge el continente americano como escenario. ¿Es, según usted, un espacio que se presta más a la fantasía, al famoso realismo mágico?

El mundo entero se presta para el realismo mágico. He situado mis historias en diversos lugares, pero sin duda prefiero Latinoamérica porque la conozco mejor.

¿Ve usted una percepción y gestión diferentes del coronavirus en Latinoamérica en comparación a cómo se percibe en otras partes del mundo?

En Latinoamérica la pandemia se vive igual que en el resto del mundo, pero hay menos protección social, los servicios de salud a menudo carecen de recursos básicos y hay más pobreza, todo eso agrava la situación. Sin embargo, casi todos los países han tomado medidas muy restrictivas para combatir el virus, con el consiguiente problema económico.

Si tuviese que escoger un personaje de una novela (suya o de alguien más) para pasar el confinamiento, ¿cuál sería?

Creo que escogería a Clara del Valle, de La Casa de los Espíritus, porque es un personaje mágico, como era mi abuela. Clara era clarividente y vivía conectada con el mundo de los espíritus. Sería muy entretenido pasar la pandemia en su compañía haciendo sesiones de espiritismo, intercambiando recetas de tarta de manzana por telepatía y moviendo los muebles sin tocarlos. ¿No le parece ? Además, podría decirme cómo y cuándo va a terminar esta situación tan extraña.

¿Habrá según usted un antes y un después coronavirus? ¿Algo habrá cambiado?

Espero de todo corazón que muchas cosas cambien después del covid-19. Hemos tenido la increíble experiencia de vivir esta amenaza de manera global. La humanidad es una sola en este planeta. Lo que le pasa a uno, le pasa a todos. Los muros y las leyes que nos separan son imaginarias, porque a la hora de la verdad estamos todos juntos. En estas semanas y meses de reclusión hemos aprendido que se puede vivir con menos, que una economía basada en  la codicia, el lucro y el consumo cada vez más exagerado, no es sostenible.

¿En qué medida es el fenómeno del coronavirus, o la crisis sanitaria actual, novelable?

Casi todas las experiencias humanas son novelables, especialmente esta pandemia global, pero se requiere tiempo y cierta distancia para analizarla y poder contarla como ficción.

¿En qué medida es la lectura, en tiempos de coronavirus, una vía de evasión? ¿Y la escritura?

Parece que la gente está leyendo más en estos tiempos. No hay distribución de libros y las librerías están cerradas, pero se vende mucho libro digital. Las buenas novelas no solo entretienen y acompañan, a veces nos enseñan. No estamos solos. No es la primera vez ni será la última que la humanidad enfrenta una crisis grave, todo pasa, nada es permanente y a fin de cuentas lo más importante son las relaciones personales, la amistad y el amor.

A usted le ha tocado vivir crisis por ejemplo políticas, ¿se podría comparar la crisis sanitaria con crisis de otro tipo? ¿Existe alguna particularidad, por ejemplo, para la producción literaria?

La característica común entre esta pandemia y las otras crisis que asolan a la humanidad, como dictadura, guerra, crimen, narcotráfico, extrema pobreza, etc., es el miedo. En el caso de la pandemia se trata de un enemigo invisible que ataca a cualquiera, aunque siempre los más vulnerables son los pobres. Por muchas precauciones que tomemos, no estamos realmente a salvo, no podemos escapar, todos estamos asustados. Yo pude escapar de la represión brutal de una dictadura, pero en este caso no hay dónde ir. La literatura de ciencia ficción se ha puesto muchas veces en el caso de una distopía, un fin terrible para gran parte de la humanidad, una vuelta a la edad de las cavernas y al canibalismo (como La Carretera, la novela de Cormic McCarthy). Creo que esta pandemia le dará mucho material a los creadores, no sólo quienes escriben novelas, sino también al cine, el teatro y otras formas de arte.

Nos hemos enterado hace unos días de la muy triste noticia de la muerte de Luis Sepúlveda, otra figura de la literatura latinoamericana y mundial...

He recibido con mucha pena la noticia del fallecimiento de Luis Sepúlveda. No tuve la suerte de conocerlo en persona, pero sus libros me acompañaron muchas veces. Es una pérdida para las letras universales y para Chile. Me imagino el dolor de Carmen, el resto de su familia y los amigos.

Tags:

  • cultura
  • Isabel Allende
  • escritora
  • libro

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines