Lo más visto

Coronavirus: La agonía de no poder volver

Cientos de salvadoreños han quedado fuera del país en medio de la emergencia mundial por coronavirus. Quieren regresar, pero no encuentran cómo. Mientras los recursos y las medicinas se les acaban.

Enlace copiado
La vista a través de la ventana es uno de los escapes que tienen las personas en albergues.

La vista a través de la ventana es uno de los escapes que tienen las personas en albergues.

Enlace copiado

Cumplí una semana de cuarentena y no podría siquiera expresar en palabras correctas el esfuerzo que ha requerido. Sigo teniendo la certeza de que estar aquí, alejada de mis seres queridos es lo mejor. Realmente no sé si tengo el virus, no estuve expuesta a ningún paciente, ni estuve en grandes concentraciones. Con los que participamos en el taller fuera del país nos cuidamos sobre manera, incluso había una que limpió con pañitos de cloro toda la zona donde nos sentamos en el tren que nos cambió de ciudad. En ese momento hicimos muchas bromas sobre el asunto, aunque fuimos diligentes en la limpieza, el lavado de manos, el alcohol gel. Hoy esa medida cobra otro sentido y es reconfortante pensar que hicimos lo correcto.

En estos días en cuarentena, al menos 10 personas se han comunicado conmigo, además de lo de siempre, desearme ánimo y demás, estas 10 personas han tenido una particularidad: Todos están fuera del país intentando regresar, o están tratando de que alguien de su familia ingrese.

Con el cierre del aeropuerto para vuelos internacionales, muchos de nuestros compatriotas no lograron regresar, a pesar de tener boletos, incluso para el día siguiente del cierre total.

Todos los que me han contactado están dispuestos a pasar por la cuarentena, es decir, ninguno está considerando siquiera violentar las fronteras.

En principio, la mayor preocupación de algunos es la falta de medicamento afuera, y también que están sufriendo xenofobia, porque en donde están, no quieren que se gasten recursos para los nacionales en extranjeros.

Los que piden auxilio están en Guatemala, México, Argentina, Nicaragua, conozco a uno que está en Europa y también en Estados Unidos.

Normalmente lo que quieren es un poco de orientación, saber el proceso, a dónde los llevarán, qué condiciones y qué es indispensable que traigan en su maleta.

“No pedimos que se nos exonere de la cuarentena,  solo que se nos permita regresar cerca de nuestras familias”. Joven salvadoreño en Nicaragua.

El caso que más me ha quedado resonando en la cabeza es el de una mujer, cuyo padre está en Guatemala. No la conozco, nunca la he visto, pero me mandó mensajes a Instagram. "¿Usted me puede ayudar?, usted me puede decir la verdad", leí en sus primeros mensajes. Podías sentir la angustia de una hija que cambiaría el lugar con su papá sin dudarlo.

Su papá está en Guatemala, tiene 65 y padece diábetes e hipertensión. Estaba en Guatemala, allá trabaja todas las semanas. Pensaron dejarlo allá unos días para que esto pasara, pero se le han acabado los medicamentos y ya no se siente bien.

Han decidido como familia que venga y se someta a la cuarentena, para que pueda estar cerca de la ellos, pero sobre todo para que pueda tener sus medicamentos.

Ahora, le comento, está todo más ordenado. Las familias están juntas en un albergue para familias, los adultos mayores también están siendo enviados a lugares específicos, aunque todavía hay varios en los centros de cuarentena más grandes.

También hay un grupo de jóvenes salvadoreños becados en la Keisser University de Nicargua que no han logrado ingresar al país. Un pequeño grupo que representa a 60 subió ayer un video pidiéndole al presidente de la República que los saque de Nicaragua. Temen por su integridad. Nicaragua, lejos de tomar medidas, sigue realizando actividades que incluye aglomeración de personas, y ha implementado poquísimas medidas para combatir el avance del COVID-19.

La embajada de El Salvador en Nicaragua anunció una reunión con los jóvenes estudiantes ayer por la tarde, en la sede de la universidad, para buscar soluciones.

Los hermanos de una amiga también están varados en un país de Centroamérica, intentando regresar al país a toda costa, sobre todo porque sus padres ya están mayores y sus hijos pequeños han quedado bajo su cuidado. Idearon una forma creativa de volver, pero cruzaron la frontera de manera legal, y al cierre de esta nota iban rumbo a un centro de cuarentena, pero todavía no tenían claro cual. Lo que sí estaba claro, es que no querían poner en riesgo a otras personas. Pero ya quieren estar en suelo salvadoreño, al final es su país, el lugar donde pagan impuestos y donde tienen a su familia y a la gente que puede responder por ellos.

Un amigo que está en México, que se quedó a unas horas de volver y que estaba determinado a cumplir la cuarentena, me cuenta que teme enfermarse y no tener quién por él en aquel lugar.

Otro conocido, médico, que se quedó en Argentina, cuenta cómo la gente les reclama por haberse quedado allí y les reclama que regresen a su país.

También una mujer profesional, a la que tampoco conozco, me contactó para saber qué traer. Apenas logró llegar en el último vuelo a San Salvador, antes del cierre. Le dije que lo indispensable era agua, kit de higiene y ropa extra porque en los primeros días no encontraría donde lavar la que traía sucia.

Está ya instalada en un albergue, confiada en mantenerse sana, y feliz de estar en su país.

Aún hay miles de compatriotas fuera, lejos de la familia, con poco apoyo y con el mismo miedo de contagio al que todos nos enfrentamos.

La cuenta del Twitter del Ministerio de Relaciones exteriores de El Salvador ya emitió información para ellos: "Si eres salvadoreño y no has podido regresar a tu país de residencia debido a las medidas decretadas ante la #AlertaCOVID19SV, llena este formulario..."

Haga CLICK aquí para ingresar al formulario 

Asegura que recibirán una notificación y la asistencia necesaria.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines