Lo más visto

Ellos son los olvidados en tiempos de pandemia

Indigentes del Centro Histórico de San Salvador piden ser aceptados en albergues para prevenir contagiarse de la enfermedad Covid-19.

Enlace copiado
Enlace copiado

Desde que el presidente de El Salvador Nayib Bukele anunció cuarentena domiciliar obligatoria por 30 días, los soldados y policías se ocuparon de desalojar las calles del Centro Histórico de San Salvador.  Todos los comercios están cerrados, las ventas ambulantes se han retirado y las calles se encuentran desoladas. No obstante, en medio del destierro prevalecen algunos indigentes.

Inspectores encargados de realizar el desalojo aseguraron  la movilización de todos los que se encuentran en la zona. Asimismo, explicaron que también trasladarían  a indigentes a albergues. Sin embargo, mucho han quedado olvidados. Con temor de contraer la enfermedad Covid-19 confían en que regresaran por ellos.

Don Nicolás Gómez es uno de los olvidados. Con 79 años de edad se encuentra sin ninguna medida preventiva ante la pandemia y está buscando a dónde le podrían dar posada. Narra que estaba en un centro pero, ya no lo pudieron seguir albergando por motivos económicos, “tenían cinco gentes que mantener y conmigo seis”, por eso tuvo que irse.

Se encuentran varios indigentes en las calles del centro de San Salvador, la mayoría de ellos son adultos mayores, las principales víctimas del coronavirus. Fotos y video: Fernando Golscher

De igual forma, cuenta que unos conocidos le avisaron que en la zona estaban “deteniendo gente” para llevarlos a un albergue. Él  fue a solicitar internarse, pero le negaron el refugio ya que el requisito para ingresar es tener una enfermedad. “Lo más irónico es que ahí están avisando que están deteniendo a la  a la gente para llevarlos a un albergue. Yo que vengo a entregarme voluntariamente para que me tengan en un albergue, me dijo que no, que debo tener síntomas de enfermedad para que me metan... ¿y yo cómo le hago para tener síntomas? pensé que era preventivo lo de esos albergues. Para que uno no tuviera esa enfermedad…”, aseguró don Nicolás.

Asegura que no es aceptado en ninguna parte porque no aporta económicamente a los centros de refugio. Mencionó que fue a partir de la cuarentena domiciliar obligatoria, como medida preventiva de la pandemia,  que tuvo que dejar su lugar de trabajo en San Martín. No obstante, don Nicolás no pierde la esperanza que en algún momento “lleguen a recoger gente”, ahora asegura estar sin rumbo, sin saber a dónde ir.

Miembros de la Iglesia Profética Sanidad Divina le proveen un plato de comida cada 15 días a los olvidados del centro de San Salvador. Fotos y video: Fernando Golscher

Mientras se encuentra a la espera para que llegue ese momento, miembros de la Iglesia Profética Sanidad Divina se solidarizan y llevan comida cada 15 días a todos olvidados. “En estos tiempos difíciles hemos visto la necesidad de los señores en las calles y pues nos hemos también arriesgado”, asegura un servidor de la iglesia. Sin hacer uso de guantes, ni mascarilla para acercarse a los indigentes asegura que le han pedido permiso y perdón a Dios por andar en la calle cuando no es permitido. “Aquí andamos primeramente creyendo en Dios y en que será agradable ante os ojos de Dios”, reflexionó.

Don Nicolás Gómez de  79 años de edad se encuentra a la espera que alguien le ofrezca refugio en un albergue para salir del peligro de contraer el Covid-19 y poner en práctica las medidas preventivas que exigen las instituciones gubernamentales.  Fotos y video: Fernando Golscher

   



 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines