Lo más visto

"Por el bienestar de El Salvador, el presidente Bukele necesita respetar las normas", advierte el congresista Jim McGovern

La semana pasada, un grupo de congresistas de Estados Unidos envió una carta al presidente Nayib Bukele  para expresar la preocupación al interior del Comité de Asuntos Extranjeros ante los crecientes ataques a la prensa y a periodistas ocurridos en el país en los últimos meses.

Enlace copiado

"Por el bienestar de El Salvador, el presidente Bukele necesita respetar las normas", advierte el congresista Jim McGovern

Enlace copiado

¿Quién es? Jim McGovern, congresista demócrata en EUA.
Trayectoria: Miembro de la Cámara de Representantes. En el Congreso desde 1994.


El congresista Jim McGovern habló en exclusiva con LA PRENSA GRÁFICA sobre la carta y las preocupaciones que existen entre políticos estadounidenses con respecto a los ataques en contra de los periodistas salvadoreños y con respecto a las acciones del presidente Nayib Bukele que han sido criticadas por la comunidad internacional.

McGovern es miembro de la Cámara de Representantes por el Partido Demócrata. Además es miembro del Comité Reglamentario y miembro del Comité de Asuntos Extranjeros, grupo que se encarga de revisar e incidir en la aprobación de cooperación internacional de Estados Unidos en países como El Salvador.

¿Por qué representa una "profunda preocupación" para el Comité de Asuntos Extranjeros del Congreso los ataques en contra de periodistas y medios de comunicación que están ocurriendo en El Salvador en este momento?

Los que firmamos esta carta, todos somos miembros del Congreso, tenemos una larga historia con El Salvador. La mía data desde principios de los años ochenta. El Salvador ha luchado por muchos años por su democracia y la libertad de prensa, es una parte esencial de la democracia.

Si no hay libertad de prensa, no hay democracia. A los políticos, sea el presidente Bukele o sea este senador, no nos tiene que gustar todo el tiempo lo que publican los periodistas, pero tenemos que respetar el derecho de los periodistas de hacer sus investigaciones.

Podemos argumentar y desafiar los hechos que presentan, pero los periodistas no deben ser amenazados, ni atacados por el trabajo que hacen.

El secretario privado, Conan Castro, dijo la semana pasada en una entrevista: "Es una carta más. Es un pronunciamiento de 10 personas, de casi 400 que están en el Congreso. No sé qué los llevó a este punto. Los canales oficiales ante los cuales un país puede hablar son los embajadores. Si el embajador Johnson hiciera un pronunciamiento, nos preocuparía". ¿Qué piensa de este comentario?

Primero le diría al presidente Bukele que esta carta fue firmada por el presidente del Comité de Asuntos Extranjeros, por el presidente del Comité de Incorporación, por el senador Leahey, que es el vicepresidente del Comité de Integración del Congreso, el presidente del Comité de Reglamentos del Congreso.

Se puede descartar a muchas personas, pero le recordaría además que cualquier solicitud extranjera de asistencia llega al Congreso, eso es lo primero. Él (Conan Castro) puede decir lo que quiera, pero esto no es solo acerca de los ataques en contra de El Faro.

El Faro es solo el último ejemplo de los ataques que sufren los periodistas. Sabemos también que LA PRENSA GRÁFICA ha sido atacada. Hay un patrón aquí y eso es lo que nos preocupa mucho.

La Administración Trump está en la recta final de su camino, espero, y los que firmamos esta carta vamos a continuar aquí cuando Trump se vaya de la Casa Blanca a finales de este año.

Todos los que estamos en la política hemos sido parte de buenos artículos y de malos artículos, que nos gustan o no. Hemos experimentado críticas y si alguien quiere ser político no puede tener la piel tan delgada y sobrerreaccionar cuando algo no le gusta y socavar uno de los principales principios de la democracia, como lo es la libertad de prensa.

 
Presidente Bukele cuestiona independencia de El Salvador cuando se conmemora 199 años

¿Qué mensaje envía a la comunidad internacional el gobierno de El Salvador con este tipo de acciones? ¿Qué mensaje envía el presidente Bukele y sus funcionarios cuando promueven ataques y atacan a los periodistas?

Este problema no es solo en contra de la libertad de prensa. Es también en contra del derecho de las personas de estar informadas. Los salvadoreños merecen una prensa fuerte, que exponga la verdad.

Los ataques en contra de la prensa son muy preocupantes, no solo porque ponen en peligro a los periodistas, sino también, porque están diseñados para intimidar a los periodistas para que no reporten los hechos reales y esto desafortunadamente socava la democracia.

A veces la prensa tiene la razón, a veces la prensa no tiene la razón; pero son los salvadoreños quienes deben decidir en qué creer, no es el presidente Bukele el que debe decirle a la gente en qué creer.

Los salvadoreños son suficientemente competentes para hacerse un juicio de valoración de la calidad del periodismo que tiene el país y no es el trabajo del presidente amenazar a los periodistas o atentar en contra de la libertad de prensa.

Este tipo de acciones o lo que pasó el 9 de febrero, cuando el presidente Bukele militarizó la Asamblea.

También nos pronunciamos en contra de esta acción.

“Si alguien quiere ser político no puede tener la piel tan delgada y sobrerreaccionar cuando algo no le gusta y socavar uno de los principales principios de la democracia, como lo es la libertad de prensa”.

¿Este tipo de acciones puede afectar las decisiones a la hora de aprobar cooperación para El Salvador?

A veces el presidente Trump intenta presentarse como un modelo autoritario ante los líderes del mundo. Creo que el presidente Bukele se inspira en el presidente Trump y esto no es lo correcto por hacer.

Hay un patrón de ataques en El Salvador, esto no es nuevo. La Asociación de Periodistas de El Salvador ha reportado más de 60 casos de ataques contra periodistas desde que el señor Bukele llegó a la presidencia y puede que haya más ahora.

Esto es algo que nos debe preocupar a todos. No se trata de ideologías, no se trata de partidos políticos, esto se trata de preservar instituciones importantes en El Salvador que francamente sirven para construir democracia.

Lo he mencionado algunas veces, Estados Unidos le debe mucho más a El Salvador, después de la guerra, en términos de apoyo a la reconstrucción del país y no le dimos todo el apoyo necesario.

Si no estás de acuerdo con un reporte periodístico la respuesta correcta no es atacar y socavar la libertad de prensa.

Creo que está enterado de la propuesta que está impulsando el presidente Bukele para reformar la Constitución del país para que se permita la reelección en el mandato presidencial. ¿Debe ser esta otra preocupación, tomando en cuenta todo lo que ha pasado en El Salvador y las críticas al gobierno en los últimos meses?

Esto debe ser una decisión de los salvadoreños. Pero esta acción enciende las alarmas, especialmente si está buscando saltarse las normas democráticas. Por ahora nuestra mayor preocupación se centra en los ataques en contra de la prensa.

La prensa está bajo ataque en todas partes del mundo, usualmente promovida por gobiernos autoritarios y desafortunadamente Donald Trump no ha sido un buen modelo como líder que respeta a la prensa.

¿Ha cambiado la impresión que tenía el Congreso y el Comité de Asuntos Extranjeros, del presidente Bukele antes y después de lo que pasó el 9 de febrero y de los ataques que promueve en contra de los periodistas?

Me reuní con él en un par de ocasiones y creo que tuvimos una buena conversación entonces, en la que también participó Nancy Pelosi. No lo conozco bien, hablé con él sobre los problemas de corrupción, de impunidad o de violaciones a derechos humanos que tienen el país, porque son temas importantes.

Esos primeros encuentros fueron buenos, pero a pesar de eso, ahora me angustia observar el patrón del presidente. Queremos tener buenas relaciones con todos los líderes del mundo y yo quiero mantener una buena relación con El Salvador.

Pero no vamos a quedarnos callados y no queremos que la gente en El Salvador se mantenga callada cuando el gobierno viola las normas establecidas. Lo correcto es lo correcto y uno tiene que estar del lado correcto, cuando se quiere preservar las instituciones que protegen la democracia del país, pero si no hay libertad de prensa no es una buena señal.

¿Qué podría pasar si el presidente Bukele continúa ejecutando este patrón, como usted lo llama, de ataques en contra de periodistas?

Él (el presidente Bukele) se estaría aislando y eso no es bueno para El Salvador. Como lo dije al principio, si el presidente Trump no resulta reelecto, la próxima administración se encargará de estos problemas.

El gobierno de Estados Unidos no ha hecho lo suficiente para ayudar a El Salvador a construir la institucionalidad después de la guerra, que el mismo gobierno de Estados Unidos respaldó por años.

Aún creo que Estados Unidos tiene una obligación especial de apoyar a El Salvador incluso después de tantos años y me gustaría ver que la relación entre ambos países crezca, no solo la relación económica, sino también la relación de cooperación y la relación de respeto para los salvadoreños que vienen a este país buscando oportunidades.

Por el bienestar del futuro de El Salvador, el presidente Bukele o cualquier otro líder necesita respetar las normas, necesita preservar la democracia de las instituciones del Estado. Tengo un lugar especial para El Salvador en mi corazón, tengo muchos amigos, el país es hermoso.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines