Lo más visto

Más de Opinión

Esta es hora en que la máxima sensatez y el mayor despliegue de eficiencia se hacen insoslayables

Nos encontramos en la primera cresta crítica de esta nueva dinámica global y nacional, y así tenemos que asumirlo.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

La tendencia humana prevaleciente siempre es a desconectar los controles y a actuar sin continencia cuando las condiciones del fenómeno real apuntan hacia los buenos resultados y hacia la prosperidad en perspectiva. Y eso se vuelve una especie de costumbre que tiende a dominarlo todo, como si tales circunstancia nunca fueran a cambiar. Pero las evidencias de la realidad en marcha evolutiva están ahí a cada paso para recordarnos que en el curso de la vida no hay líneas trazadas en forma permanente, y así se van sucediendo los acontecimientos en un zigzag que debería mantenernos en alerta constante, para saber aprovechar lo bueno a cabalidad y también para poder manejar lo adverso con posibilidades efectivas de salvaguardar la funcionalidad y de asegurar el progreso.

En los tiempos más recientes, todo esto que acaba de ser mencionado ha venido teniendo expresiones muy definidas e identificables, sobre todo porque el fenómeno de la globalización, que no tiene precedentes reconocibles en cuanto a lo que ahora representa y significa, nos ha puesto a todos sobre un escenario en el que las novedades reveladoras se suceden día tras día. Se globalizan las relaciones internacionales de toda índole, también lo hacen los manejos políticos y económicos en los más variados niveles del acontecer nacional, regional y mundial, y a su vez están interactuando sin detenerse ante las viejas fronteras las diversas dinámicas de la modernización abierta hacia el futuro.

Y dentro de ese panorama que admite tantos matices y trae tantas exigencias nuevas estamos hoy siendo partícipes de una experiencia como la de la expansión invasora del coronavirus, que está mostrándonos, sin ninguna consideración, lo que es una crisis global para la que no hay hasta este momento recetas definitivas. Lo único claro, sin distingos de ninguna índole para nadie, es que ahora mismo no vale ninguna improvisación ni ningún salto en el vacío, y que cada quien, en su respectiva realidad propia, tiene que manejarse con sensatez y apostarle a la eficiencia; y esto se aplica tanto a las naciones más poderosas como a las que cuentan con menos recursos en todos los órdenes.

Nuestro país, que tiene hoy identidad propia en el mapamundi, se enfrenta al mismo desafío de todos; y en tal sentido, debemos reconocer que El Salvador se ha puesto en la vanguardia de los que entendieron que, ante la naturaleza de la crisis que nos azota, lo único pertinente era actuar preventivamente sin ninguna tardanza. Y este actuar visionario hay que insertarlo en una dinámica en la que la sensatez y la eficiencia predominen. Estamos en momento de cuarentenas, y habría que hacer entrar en cuarentena también a todas las actitudes prepotentes e irreflexivas, sin distingos de procedencia y de nivel. Dentro de estos parámetros habría que manejar, para el caso, las decisiones sobre el financiamiento de la crisis –con los 2,000 millones de dólares a la cabeza– y sobre la transparencia de todas sus inversiones.

Esta coyuntura debe servirnos para entrar, como sociedad y como institucionalidad, en una nueva ruta de racionalidad histórica, en la que vayan quedando aceleradamente de lado los prejuicios personalistas, las intenciones malévolas de control interesado, los atrincheramientos de posiciones políticas e ideológicas y las evasivas que intentan poner la responsabilidad a merced de los propósitos exclusivistas de cualquier tipo. Lograr todo esto será un proceso de muy largo alcance, pero al que hay que comprometerse desde ya.

Nos encontramos en la primera cresta crítica de esta nueva dinámica global y nacional, y así tenemos que asumirlo, para salir gananciosos de la prueba, y más preparados para encarar lo que venga.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines